Espejito, espejito ¿quién me querrá tanto como yo?

Espejito, espejito ¿quién me querrá tanto como yo?

Carmen Espinosa Pintos No hay comentarios
Artículos

La autoestima es un concepto psicológico, que forma parte de un gran conjunto de términos que empleamos socialmente en nuestro día a día. Son muchas las situaciones en las que la autoestima está presente. La señora que le dice a una vecina, Esta semana no estoy bien, no tengo yo la autoestima como debería. El cliente que le dice al peluquero No, no me hagas un corte moderno, que no he tenido yo nunca mucha autoestima y eso de que me anden mirando no me gusta.

 

Pero ¿qué es la autoestima? Por definición es la diferencia entre lo que percibimos de nosotros mismos, cómo somos y el ideal que tenemos de nosotros mismos de lo que deberíamos ser.

 

Muchos pacientes preguntan de dónde proviene una baja autoestima. ¿Qué aspectos pueden haber influido para gestar el concepto que tenemos de nosotros mismos? Puede provenir de experiencias tempranas tanto en la familia como fuera de ella, que hayan marcado nuestro desarrollo. O de aspectos de nosotros mismos que consideramos que son inmutables, que no pueden cambiar. Son varios los factores que han podido afectar a la génesis de una baja autoestima. Pero lo fundamental es centrar nuestra atención en cómo cambiar esa forma de vernos a nosotros mismos.

Las personas fuertes son aquellas que son capaces de mostrar sus debilidades

Siempre que queremos lograr un cambio es fundamental saber hacia dónde nos dirigimos, cuál es nuestro objetivo. Vamos a ver cuáles son algunas de las características que suelen estar presentes en las personas con buena autoestima:

  • Se sienten bien consigo mismos. Pero no sólo con aquello que les gusta de ellos, sino también con lo que no les gusta y tratan de cambiar.
  • Trabajan y se esfuerzan por alcanzar aquello que quieren en su vida. No se apartan de su camino, mantienen el objetivo en mente y luchan hasta conseguirlo.
  • No les preocupa hablar de aspectos que no dominan como querrían o que no se les dan bien. Tampoco tienen ningún problema en aceptar sus errores cuando se equivocan.
  • Son personas creativas, abiertas a nuevas experiencias, a las que les gusta aprender cosas nuevas, conocer personas nuevas o descubrir nuevos lugares.
  • No le cuesta defender su punto de vista ante cualquier situación, argumentando a favor de aquello que opinan y consideran importante.
  • Son personas autosuficientes, que se valen por sí mismas ante la vida. Esto incluye pedir que les echen una mano cuando lo necesitan. Ya que las personas fuertes son aquéllas que son capaces de mostrar sus debilidades y sus necesidades.

 

Hablamos mucho de la autoestima y de querer tener una buena, ¿pero por qué tanta insistencia? Porque las personas con buena autoestima suelen tener menos emociones desagradables, agresivas y sufren menos depresión, que las que tienen una autoestima baja. Además, son capaces de tolerar mucho mejor el estrés.

 

Éstos son algunos de los motivos para preocuparnos por mejorar nuestra autoestima, ya que será una protección que nos acompañará siempre.

 

Si al leer el artículo te ha surgido alguna duda o quieres contactar con una psicóloga en Madrid u online, hazlo llamándome al 695306662 o enviándome un correo a contacto@psicologacarmenespinosa.com

 

 

Carmen Espinosa Pintos

Carmen Espinosa Pintos

Psicóloga en Madrid

Más artículos - Página web

Sígueme:
TwitterFacebookLinkedInGoogle Plus

Dejar una respuesta